class="post-template-default single single-post postid-29632 single-format-standard qode-social-login-1.1.2 qode-restaurant-1.1.1 stockholm-core-1.0.8 extensive-vc-1.9.1 select-theme-ver-5.1.5 boxed vertical_menu_transparency vertical_menu_transparency_on wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3 vc_responsive">

Cómo conservar tus productos a granel ahora que llega el calor del verano

El verano ya está asomando la patita y con él llegan las altas temperaturas. En Granalia, queremos que tus productos a granel se conserven frescos y en perfecto estado durante toda la temporada. Por eso, hemos preparado una guía con consejos prácticos para conservar especias, legumbres, frutos secos y otros alimentos a granel en los meses más calurosos.

 

1. Almacenamiento en lugares frescos y secos

Uno de los principios básicos para conservar los productos a granel es almacenarlos en un lugar fresco y seco. La despensa es el lugar ideal, siempre y cuando esté bien ventilada y alejada de fuentes de calor como el horno o los fogones. Si tu cocina tiende a calentarse mucho en verano, considera trasladar tus alimentos a una habitación más fresca.

 

2. Utiliza recipientes herméticos

El aire y la humedad son enemigos de los productos a granel. Para mantener alejados estos elementos, guarda tus especias, legumbres y frutos secos en recipientes herméticos en cuanto llegues a casa. Los frascos de vidrio con tapa de cierre hermético son una excelente opción, ya que no sólo mantienen la frescura, sino que también permiten ver fácilmente su contenido. En nuestras tiendas encontrarás unos tarros de cristal con tapa de bambú que son perfectos para consevar todos tus productos en perfecto estado, sus tres medidas de adaptan a los distintos ingredientes y además tendrás una cocina de revista.

 

3. Evita la luz directa

La luz solar directa puede acelerar la degradación de los alimentos a granel, especialmente de las especias, que pueden perder su sabor y aroma. Almacena tus productos en lugares oscuros o en recipientes opacos para protegerlos de la luz.

 

4. Frutos secos y semillas en el refrigerador

Los frutos secos y las semillas contienen aceites naturales que pueden volverse rancios con el calor. Una manera efectiva de prolongar su vida útil durante el verano es almacenarlos en el refrigerador. Colócalos en bolsas de congelación herméticas o recipientes adecuados. De esta forma, conservarán su frescura y valor nutricional por más tiempo. Asegúrate de utilizar recipientes herméticos para evitar que absorban olores de otros alimentos en el refrigerador.

 

5. Rotación de productos

Es fundamental practicar la rotación de tus productos a granel. Asegúrate de usar primero los productos más antiguos para evitar que se estropeen. Etiqueta tus recipientes con la fecha de compra para llevar un control más efectivo. Durante el verano, es preferible comprar cantidades más pequeñas y reponer con mayor frecuencia. Esto reduce el riesgo de que los alimentos se echen a perder antes de ser consumidos, asegurando que siempre tengas productos frescos y de alta calidad.

 

6. Control de Plagas

El calor y la humedad pueden atraer plagas como polillas y gorgojos. Mantén tu despensa limpia y seca, y revisa regularmente tus productos a granel para detectar cualquier signo de infestación. Utiliza trampas para polillas y considera añadir hojas de laurel o clavos de olor en tus recipientes, ya que su olor actúa como repelente natural.

 

Sigue estos sencillos consejos para disfrutar de tus productos a granel frescos y llenos de sabor incluso durante las temporadas más calurosas del verano. Y no te olvides de venir a visitarnos.